Vigo es una ciudad que en los últimos años se ha vuelto muy famosa por sus luces de Navidad, pero la ciudad es mucho más que eso, es cierto que tiene duras competidoras puesto que los cascos históricos de sus vecinas Pontevedra y Santiago de Compostela son impresionantes, pero si vais de visita a pasar unos días a las Rías Baixas dadle una oportunidad porque os sorprenderá, es una ciudad moderna y cosmopolita y con un pequeño casco histórico muy cuidado. Además gracias a sus buenas comunicaciones puede ser un buen punto para hacer base y pernoctar, nosotros así lo hicimos.

Ubicación

Vigo es una ciudad de España situada en la provincia de Pontevedra, comunidad autónoma de Galicia.

Cómo llegar

En coche: por la autovía del Noroeste que conecta con Madrid y la meseta. La autopista del Atlántico comunica la ciudad con el norte de Galicia, a través de Pontevedra, Santiago y A Coruña. La autovía de las Rías Baixas discurre desde Vigo hasta la autopista del Norte de Portugal, pasando por Tui, Braga y Oporto hasta enlazar con Lisboa; también se conecta con la autopista Vigo-Baiona.

En autobús: las principales conexiones enlazan Vigo con Madrid, Barcelona, Asturias, Bilbao, Irún, San Sebastián, Zaragoza, Extremadura, Andalucía… También cuenta con rutas internacionales con Portugal (Oporto, Lisboa y Algarve), Francia, Suiza, Bélgica, Holanda, Dinamarca y Alemania.

En tren: hay conexiones diarias con Ourense, Pontevedra, Santiago, A Coruña, Oporto, Madrid, Barcelona, León, Ponferrada, Bilbao y Alicante.

En avión: el aeropuerto de Vigo está situado a 10 km del centro de la ciudad. Cuenta con una amplia oferta de vuelos regulares a Madrid, Barcelona, Sevilla, Bilbao, Tenerife Sur, Valencia y vuelos internacionales a París.

Dónde aparcar

Si quieres aparcar de manera gratuita lo más cercano al centro sería en el Monte de O Castro.

En cuanto a parkings de pago la ciudad dispone de muchos pero os recomiendo el de A Laxe (el centro comercial situado junto al puerto), es el más barato de Vigo y además os dan la primera hora gratis. Está muy bien situado ya que está a un paso del centro histórico.

Qué ver

Puente de Rande

La entrada a Vigo cruzando en coche el Puente de Rande es espectacular ya que puedes contemplar desde las alturas la isla de San Simón y las Islas Cíes o la inmensidad de la ría de Vigo. Merece la pena acercarse a uno de los miradores de Vigo para verlo de noche, colgando majestuoso sobre el mar. Fue abierto al tráfico en 1981, cada día lo cruzan unos 50.000 vehículos y es uno de los puentes más característicos de España.

Monte O Castro

Fortaleza del monte O Castro

O Castro es el parque con las mejores vistas de Vigo sobre la ría. No es el clásico jardín urbano, sino un hermoso monte, justo en el corazón de Vigo, que es el punto de origen de la ciudad donde se asentaron los primeros pobladores. Puede que te cueste subir a pie a O Castro, pero la recompensa es inmejorable. De camino, encontrarás las enormes anclas que recuerdan la Batalla de Rande.

Fortaleza Monte O Castro

El tesoro de O Castro está dentro de los muros de su fortaleza, donde encontrarás el castillo de O Castro, sus jardines y su espectacular mirador.

Castillo de O Castro

Es un imprescindible de la ciudad, no te lo pierdas, además es gratuito y las vistas son una pasada.

Porta do Sol

Porta do Sol es el km 0 de Vigo; la bisagra que une el barrio histórico de Vigo y el Ensanche, las zonas de origen de la ciudad, donde se concentran las fundaciones de arte, centros culturales y museos de Vigo más modernos. Es justo sobre esa línea imaginaria que traza la Porta do Sol donde encontraremos uno de los símbolos de la ciudad: la escultura de Francisco Leiro El Sireno, símbolo de la unión del hombre con el mar.

Escultura de El Sireno en la Porta do Sol

Calle de las Ostras y mercado de A Pedra

Puesto de la calle de las Ostras con los “ostreiros” vendiendo y abriendo este exquisito manjar típico de Vigo.

La calle de las ostras es quizá el mayor reclamo turístico del Vigo urbano, decenas de metros destinados a la degustación de las famosas ostras de la Ría de Vigo. La tradición se sigue por instinto; los moluscos se compran directamente a las ostreras y se degustan al natural en las mesas de los establecimientos que se reparten por la calle.

Concatedral de Santa María

Conocida popularmente como La Colegiata, es uno de los mejores ejemplos de la arquitectura religiosa de Vigo, exponente del arte neoclásico en Galicia y el templo más importante de la ciudad. Enclavada en pleno barrio histórico de Vigo, se erigió en 1811 sobre otra iglesia anterior. Alberga la imagen del Cristo de la Victoria, sin duda el emblema religioso más importante de Vigo.

Esculturas

Monumento a Julio Verne

La ciudad tiene siglos de historia, pero los monumentos favoritos de los vigueses son curiosamente los más modernos, el Sireno y el monumento a Julio Verne. Ambas piezas conviven con obras de envergadura, como la Puerta del Atlántico, y con otras que cuentan parte de la historia de Vigo, como la Farola. Si te fijas, descubrirás que los monumentos de Vigo están casi todos ligados al mar.

Parque de A Alameda

La Alameda es el parque del Ensanche, en pleno centro de Vigo, es el parque urbano más pequeño y elegante de la ciudad, en el que se esconde un zoo de piedra con algunas especies jamás vistas en Galicia (como la hiena, esculpida por José Luis Medina). Tiene además un jardín botánico.

Puerto

Puerto deportivo

Vigo nació y creció gracias a su puerto. Es uno de los más importantes del mundo en descargas de pesca, con espacio para los trasatlánticos, los yates y los astilleros. Recorrerlo es como viajar por las venas que llenan de oxígeno la ciudad. Se puede hacer en poco menos de dos horas.

El extremo del muelle de trasatlánticos ofrece una excelente vista de la ría y el puerto.

Playas

Playa de Samil, un bonito atardecer y las Islas Cíes de fondo

Playa de Samil: esta espectacular playa de arenas blancas bañada por el océano Atlántico es la más famosa de Vigo, desde ella se ven las islas Cíes y la isla de Toralla. En esta playa se pueden contemplar espectaculares atardeceres.

Playa de O Vao: es un enorme arenal de 45 metros de ancho, de arena finísima, O Vao es una de las playas de Vigo más espectaculares, tanto en invierno como en verano. Cuenta con un paseo que permite caminar junto a la playa. Está unida a Toralla, una isla privada pero a cuyas playas puedes acceder libremente.

Playa de O Vao, al fondo la Isla de Toralla y las Islas Cíes

Islas Cíes

Las Islas Cíes son el mayor tesoro de la ría de Vigo un increíble Parque Nacional Marítimo-Terrestre y uno de los lugares más bonitos del país, un lugar de playas paradisíacas y aguas cristalinas, con un entorno natural que lo convierten en un observatorio de fauna y flora único. Una visita a Cíes es ideal tanto para practicar senderismo como para una escapada en busca de playas vírgenes y tranquilas. Para llegar a ellas debes coger un barco y hacer una excursión de día. Es un imprescindible que por nada del mundo debes perderte si vas a Vigo.

Playa de Rodas, en las Islas Cíes

Dónde alojarse

Nosotros nos alojamos en el Hotel Coia de cuatro estrellas. No está muy céntrico pero a cambio tiene parking gratuito, además está muy bien comunicado. El hotel tiene todo tipo de comodidades, habitaciones enormes con pequeño saloncito, vistas a la ría… Además al no estar metido en el barullo del centro puedes disfrutar de tranquilidad y descanso. Tiene restaurante y cafetería, otro detalle que me gustó mucho es que en las habitaciones tienes nevera. En definitiva recomiendo el hotel.

Nuestra habitación del hotel Coia

Dónde comer

Qué bien se come en Galicia… en Vigo es muy típico el marisco de la ría, especialmente las ostras, también es típico el pulpo á feira y por supuesto el pescado frito como las sardinas. Otros manjares son la ternera asada y la empanada. No podéis dejar de probar un buen vino con denominación de origen Rías Baixas, os recomiendo el Albariño que además marida muy bien con el marisco.

Os dejo por aquí un par de restaurantes recomendados que probé y me encantaron.

Restaurante los 3 Monos en Samil

Los 3 monos: este restaurante que tan de moda está en Vigo se encuentra en la playa de Samil, se come de lujo y a precios bastante asequibles, además es un sitio con una decoración y unas vistas muy top todo ello cien por cien “instagrameable”.

Burger marina de atún rojo a la brasa
Entrecotte de vaca gallega servido a modo de tataki

Bar Cocedero la Piedra: situado en la calle de las Ostras junto al Mercado de A Pedra se encuentra este bar donde puedes degustar uno de los mayores manjares de Vigo, sus famosas ostras de la ría, te las abren allí mismo los ostreiros y además puedes acompañarlas como hice yo con un buen vino de Rías Baixas el Albariño.

Ostras de la ría de Vigo

Mapa con los lugares destacados de Vigo