Mondoñedo es un imprescindible en Galicia, famoso por sus deliciosas tartas, tiene mucho que ofrecernos. El casco viejo fue declarado Conjunto Histórico-Artístico en 1985, tiene como centro la plaza de la catedral, monumento nacional construido en el siglo XIII y hacia donde confluyen todas las calles de la villa, en el año 2015 la UNESCO la declara patrimonio de la Humanidad, así como al camino del norte de Santiago que atraviesa la localidad.

Desde el año 2018 forma parte de la red de “Los Pueblos Más bonitos de España”.

Ubicación

Mondoñedo es un municipio del norte de la provincia de Lugo, en la comunidad autónoma de Galicia. Situado en la comarca de La Mariña Central, de la cual es capital.

Cómo llegar

Se sitúa a 61 kilómetros de la capital provincial (Lugo). El término municipal está atravesado por la Autovía del Cantábrico (A-8) y por la carretera nacional N-634, entre los pK 584 y 600.

Dónde aparcar

Hay un parking municipal gratuito que está a solo 50 metros de la Praza do Concello.

También puedes aparcar en la zona del seminario de Santa Catalina, ahí fue donde aparcamos nosotros.

Historia

En Gallaecia, una zona igualmente de fuerte sustrato celta, hubo una inmigración britana en la zona de Mondoñedo, que continuó durante la existencia del reino suevo. Precisamente la sede episcopal de dicho nombre es la heredera directa de la sede conocida como Britonia o Bretoña, que fue el obispado britano durante el reino visigodo de Toledo. Finalmente, estas poblaciones, como anteriormente las celtas galaicas, perdieron su idioma propio y se latinizaron.

La primera mención expresa de Mondoñedo es de 1112: Urraca I de León traslada la Sede Episcopal de San Martiño de Mondoñedo a Vilamaior do Val de Brea, o Valibria, la actual Mondoñedo. En 1156 Alfonso VII de León le concede la categoría de ciudad. La Sede Episcopal se traslada a Ribadeo entre 1182 y 1230 para fomentar el poblamiento de esta vila.

El episodio más sonado de la historia antigua de Mondoñedo fue la decapitación del mariscal Pardo de Cela. Acusado de traición y apresado en su castillo de la Frouxeira, su mujer obtuvo el perdón de la reina Isabel la Católica, pero los enemigos del Mariscal detuvieron a los portadores del indulto real en el puente del Pasatiempo el tiempo preciso para que fuese ejecutado.

La localidad mindoniense fue la capital de la provincia de Mondoñedo, una de las siete históricas provincias gallegas hasta la división territorial de España en 1833 por Javier de Burgos, que desde entonces apenas ha sufrido modificaciones.

Qué ver

Catedral

Fue construida por el obispo Martiño entre 1230 y 1248 y conserva la puerta románica primitiva. Cuenta con un rosetón ojival del siglo XIII; las vidrieras barrocas, las torres y el frontón son del siglo xviii, mandados hacer por el obispo Muñoz y Salcedo. En el interior la cabecera es de estilo románico y se va volviendo en ojival conforme avanzan las naves. Por debajo de los dos órganos del siglo VIII, hay pinturas murales del siglo XIV; unas representan el Degollamiento de los Inocentes y las otras cenas de la vida de San Pedro. El museo catedralicio “Santos San Cristóbal” fundado en 1969 contiene piezas arqueológicas de la catedral y de las parroquias vecinas, tallas pinturas, grabados, retablos y otros objetos litúrgicos. Anexo a la Catedral se halla el Palacio Episcopal, y frente a él los soportales de la preciosa Plaza de España, donde se halla la relajada estatua sedente de Don Álvaro Cunqueiro.

Horarios de visita: Lunes, Miércoles, Jueves y Sábado 9:30-18:30, Martes 9:30-14:30 y 15:30-18:30, Domingo 13:30-15:00 y 15:30-20:00 horas.

Precio: entrada general 6€, jubilados 5,50€, jóvenes 13-18 años 5€, desempleados y peregrinos 4€

Palacio episcopal

El palacio episcopal fue residencia de los obispos mindonienses desde que se constituye como sede de la Diócesis. Es un edificio anexo a la Catedral que, supuestamente, se comienza a construir junto con esta. A día de hoy, poco queda de la edificación primitiva debido al incendio que sufrió en 1527 pero, sobre todo, a las grandes reformas llevadas a cabo en el siglo XVIII.

Iglesia de Santiago

Es la única iglesia en el conjunto histórico que es “nueva” es por eso que se la conoce popularmente como Igrexa Nova. Fue construida gracias al obispo Fernández de Castro que, queriendo dotar a la parroquia de Santiago de sede propia y para poner fin a los enfrentamientos entre el párroco y los capitulares, decide alzar un edificio de nueva planta para albergarla. Las obras comenzaron en 1890, pero tuvieron que ser interrumpidas por falta de medios. A principios de 1900 era finalizada y consagrada.

Santuario de los Remedios

En la entrada de la ciudad se encuentra el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios en cuyo interior se conserva el más hermoso conjunto barroco de Mondoñedo. El Santuario está en uno de los extremos del Campo de los Remedios, en un lugar que se conoce como Pena de Outeiro, en terrenos comprados en el año 1558 al cabildo con donaciones de un grupo de mindonienses. Su planta es de cruz latina, aunque sus naves cubiertas por bóvedas de cañón, parecen del mismo tamaño.

Seminario de Santa Catalina

Es el mayor edificio de la ciudad y su origen se remonta a finales del siglo xvi, cuando por iniciativa del Regimiento de la ciudad, se decide solicitar del Concilio provincial la creación de un Colegio del tipo de los que en la ciudad de Trento se había dispuesto que hubiera en cada cabeza de obispado. Se fundó entre 1569 y 1572, lo que lo convierte en uno de los tres primeros que se erigieron en España. A mediados del siglo xx se decidió la construcción de un nuevo edificio, más amplio y adecuado a las nuevas necesidades. En él estudiaron importantes escritores como Xosé Crecente Vega, Antonio Noriega Varela, Xosé María Díaz Castro o Aquilino Iglesia Alvariño entre otros muchos.

Fonte Vella

A mediados del siglo XVI, la fuente de la ciudad no era adecuada para abastecer a la población existente. Esta era una fuente hecha a modo de balsa. La nueva construcción fue asumida por el obispo Diego de Soto acabándose en 1548 tal como indica la inscripción fundacional.

Esta edificación en cantería se hizo más abajo que la anterior y, en origen, contaba con cuatro caños. La construcción conserva su estado original encontrándose la fuente bajo un arco abocinado con un pequeño espacio a su alrededor al que se accedía a través de una escalera construida en grada.

En la parte más alta de la construcción, coronándola, encontramos el escudo Imperial de Carlos I y, a ambos lados en la parte baja, dos del obispo que ordenó las obras.

Casa do Concello

La actual casa consistorial, situada en la Plaza do Concello es un antiguo Palacio del siglo XVIII (1747) donde se localizaba la sede del Regimiento Provincial de Mondoñedo.

El edifico presenta una planta cuadrangular con tres fachadas de piedra de granito donde podemos encontrar dos escudos: un escudo Real y el escudo de la Ciudad.

Sobre la pared izquierda del edificio estuvo apoyada la muralla que rodeaba la ciudad y en la zona caleada se albergó la Capilla de las Angustias que le daba nombre al arco que se localizaba en este lugar.

Este edificio, que acoge las dependencias municipales de 1932, tuvo su última reforma en la década de los 90 del siglo XX.

En la actualidad alberga la Alcaldía, Secretaría, Oficinas Administrativas, Tesorería, Servicios Técnicos, Archivos y Policía Local.

Barrio dos muiños

Este pintoresco barrio, situado a diez minutos de la catedral, está configurado a partir de canales de agua que se abren desde el río Valiñadares y que abastecen molinos utilizados antiguamente por un gran número de artesanos (ceramistas, forjadores, molineros…) que con su producción cubrían las necesidades de la población local.

En la actualidad, algunos talleres pretenden recuperar la tradición artesana del barrio. En el entorno, el histórico puente de “El Pasatempo”, donde Isabel de Castro, que traía el indulto real para su marido el Mariscal Pardo de Cela, fue “entretenida” mientras éste era ejecutado.

Gastronomía

Pastelería “O rei das tartas” donde puedes degustar una de las famosas tartas de Mondoñedo

Mondoñedo posee buenos y abundantes productos de huerta y carnes de calidad, aunque el producto estrella es la famosa Tarta de Mondoñedo.

Está elaborada a partir de dulce de calabaza (cabello de ángel), almendras y hojaldre, recorrió medio mundo y estuvo presente en las mesas más ilustres como la de los reyes de España o la del Vaticano gracias a la promoción que se le dio desde los talleres locales.

Hoy la Tarta de Mondoñedo se elabora en varias pastelerías con los mismos ingredientes, pero con toques personales propios que hacen que cada maestro pastelero cree un producto único y diferente al del compañero de profesión. Cada tarta es un sabor por descubrir.