Conocida popularmente con el sobrenombre de la villa de las tres mentiras, puesto que según el dicho popular «ni es santa, ni llana, ni tiene mar» (no tiene mar la villa, aunque su municipio sí lo tiene),

Santillana es uno de esos lugares a los que al menos una vez en la vida hay que ir, visitar Santillana es como ver un museo al aire libre, cada edificio y cada calle son espectaculares, forma parte de “Los Pueblos más Bonitos de España” desde Julio de 2013 y es Conjunto Histórico-Artístico desde 1889.

Es el pueblo más visitado por los turistas en la comunidad de Cantabria

Lavadero medieval

Ubicación

Santillana del Mar es una villa de la comunidad autónoma de Cantabria (España). Se encuentra en la costa occidental de Cantabria.

Cómo llegar

El acceso a la villa se efectúa fundamentalmente por la CA-131 (Barreda-Santillana del Mar-Cóbreces-Comillas-La Revilla). A esta carretera se puede acceder fácilmente tanto desde la A-67 (autovía Cantabria-Meseta), tomando bien la salida de Torrelavega, bien la de Polanco, como desde la A-8 (autovía del Cantábrico).

Dónde aparcar

No se puede acceder al casco histórico en coche, tendréis que dejarlo en alguno de los parkings habilitados, ojo Santillana tiene zona ORA y es de pago de 15 de Marzo a 15 de Octubre de Lunes a Domingo de 10:00-20:00 horas.

Nosotros aparcamos en el parking a la entrada del pueblo. Avenida de Dorat, Situado justo antes del Museo Diocesano. El más grande se encuentra junto a la oficina de turismo.

Patrimonio histórico

La excelente conservación del patrimonio histórico no hace de Santillana una villa anclada en el pasado, si no que la empuja a continuar evolucionando y convertirse en uno de los mayores focos de actividad cultural de Cantabria. Un lugar de reunión, de exposición, de congresos y de arte, que sobre su vibrante pasado no deja de mirar al futuro.

Colegiata de Santa Juliana

La hoy conocida como Colegiata de Santa Juliana tiene su origen en la expansión del antiguo monasterio del mismo nombre, a mediados del siglo XII. Fue construido por un grupo de monjes para contribuir a la repoblación de la zona y crear una pequeña ermita en la que exponer las reliquias de la mártir Juliana, que traían consigo. Por aquel entonces la aldea toma el nombre del monasterio: “Sancta luliana”, que declinó en la actual Santillana.

Hoy en día no se conservan restos del monasterio primitivo.

El claustro se encuentra situado en la fachada norte del conjunto y sus capiteles muestran los principales elementos decorativos utilizados en la época, florales, geométricos y figurados. Predominan los arcos sobre dobles columnas, aunque también se encuentran pilares de cuatro columnas, que hacen las funciones de separadores de temas. Entre los temas representados se encuentran escenas del Antiguo y del Nuevo Testamento.

Cabe destacar su retablo mayor, realizado entre finales del siglo XV y comienzos del siglo XVI y que mezcla elementos del gótico flamígero y del plateresco.

Abre todos los días del año salvo los lunes, Navidad, Año Nuevo y Reyes. El horario es de 10 a 13 y de 16 a 18 en invierno (16 a 19 en verano). La entrada son 3€ por persona y los niños menores de 12 años acompañados de un adulto son gratis.

Santillana medieval

La Alta Edad Media es el periodo en el que se inicia la evolución demográfica, urbanística y artística de Santillana del Mar que la ha llevado hasta nuestros días.

Tras la construcción de la abadía de Santa Juliana, en el siglo IX, Santillana comienza a convertirse en un centro de gran importancia económica y religiosa.

El desarrollo urbanístico se produce entorno a la que pasaría a ser colegiata de Santa Juliana y a lo largo de la conocida como calle del Rey, actualmente dividida en las calles del Río, Cantón y Carrera. De esta época también es la creación de la actual calle de Juan Infante, que dirigiéndose hacia la plaza del Mercado (hoy plaza Mayor), conforma la distribución urbanística actual de Santillana en forma de “Y”.

Las construcciones más representativas de este periodo son las torres del Merino y Don Borja, ambas de estilo gótico y carácter militar. La primera fue la sede del merino, representante del rey, desde que en 1209 se concediera a Santillana la capitalidad de las Asturias de Santillana, que abarcaba toda la zona occidental de la actual Cantabria excepto Liébana.

Otros edificios iniciados en esta época son la casa de Leonor de la Vega, madre del primer Marqués de Santillana y la torre de los Velarde.

Palacio de los Velarde

Santillana renacentista y barroca

 Los ejemplos más destacados de arquitectura renacentista en Santillana son el Palacio de Velarde, ubicado en la plaza de las Arenas. De mediados del siglo XVI, destaca por su fachada con hastial escalonado y pináculos decorativos y por su balcón plateresco con ancho dintel y columnas abalaustradas. En la Casa de la Parra se repite el mismo remate en pináculos propio de la época.

En la época barroca se produce una paulatina consolidación del carácter religioso de Santillana del Mar. La orden de los dominicos intenta instalarse en el Palacio de Las Arenas a finales del siglo XVI, pero al encontrarse con la oposición de los canónigos de la Colegiata de Santa Juliana, se instalan en las afueras de la villa bajo la protección del Duque del Infantado, construyendo el Convento de Regina Coeli, que hoy acoge la sede del Museo Diocesano de Santander. Desde el punto de vista artístico, el convento sigue un modelo de tradición gótica, ya influido por el estilo renacentista herreriano.

En el siglo XVII se construye el convento barroco de las dominicas de San Ildefonso.

El resurgimiento de Santillana del Mar, gracias al dinero procedente de América, coincide con la construcción de casonas montañesas y palacios en los que se conjuga el clasicismo con la ostentación barroca. Son claro ejemplo de este tipo de construcciones las casas de los Villa, los Bustamante, los Tagle o la más que destacada Casa de los Hombrones.

Además de por su estilo arquitectónico, cabe destacar la presencia del Palacio de Peredo Barreda, hoy sede de la Fundación Caja Cantabria, que ha sido restaurado recientemente. De él cabe resaltar el gran valor de su biblioteca, el mobiliario, sus colecciones genealógicas y sus valiosas pinturas neoclásicas. También son de esta época edificios tan representativos como el edificio de la hoy casa consistorial, la Casa de Valdivieso, la Casa de Sánchez-Tagle o la Casa de los Barreda-Bracho, hoy convertido en el Parador Nacional Gil Blas.

Museos

Museo de la inquisición y la tortura

El museo de la Inquisición ofrece una exposición permanente dedicada a los diversos instrumentos de tortura, castigo, humillación y pena capital, utilizados durante el periodo en el que actuaba la Inquisición.

La exposición recoge instrumentos como la guillotina, la doncella de hierro, potros, garrotes, cinturones de castidad, etc. utilizados en el periodo que comprende la Edad Media hasta la época industrial.

El horario de visitas es de Lunes a Domingo de 10:00-21:00 horas.

Museo del Barquillero

Este museo situado en la «Casa de la Archiduquesa Margarita de Austria” recoge esculturas, juguetes, partituras musicales, planchas, cuadros, utensilios, moldes, y otros objetos relacionados con el oficio del barquillero.

Propone al visitante, un viaje a un pasado no muy lejano en el que podrá conocer un oficio prácticamente extinguido, los utensilios para la elaboración del barquillo, las barquilleras, las melodías que se escuchaban, etc.

El horario de visitas es de Lunes a Viernes de 17:00-21:00 horas, fines de semana y festivos todo el día. Hay que pedir cita previa al teléfono 942 818 898

Museo Diocesano Regina Coeli

Creado en 1967, fue el primer museo diocesano de España. El Museo ocupa las dependencias del antiguo Convento “Regina Coeli” de Dominicos, fundado a finales del siglo XVI.

Presenta una excepcional colección de imágenes y objetos religiosos que abarcan desde la evangelización de Cantabria en el siglo VI hasta nuestros días. Alrededor de 800 obras se exponen en salas dedicadas a la arqueología, a las instituciones y órdenes religiosas, al Camino de Santiago por Cantabria y a la evolución del arte religioso a través de distintos estilos artísticos.

Además de la iconografía y simbología de los santos más populares de la región, podemos observar otros aspectos propios del arte cántabro como son las relaciones e influencias de Flandes y de Las Indias, así como de los focos productores castellanos, Burgos y Valladolid principalmente, en la época barroca.

El horario de visitas en invierno es de Martes a Domingo de 10:00-13:30 y 16:00-18:30 horas. En verano todos los días de 10:00-13:30 y 16:00-19:30 horas.

Museo fundación Jesús Otero

Este museo inaugurado en el año 1994, se nutre de los fondos particulares donados por el autor a la villa en 1993.

Se trata de un total de medio centenar de esculturas, muchas de las cuales fueron realizadas en los últimos años de vida del autor, a las que hay que añadir utensilios, herramientas y dibujos utilizados en su creación.

A través del Punto Municipal de Información Turística-Museo Jesús Otero se ofrece un servicio de visitas LIBRES y GUIADAS gratuitas, donde se muestra la obra y los fondos particulares donados por el autor a la villa.

El horario de visitas es de Martes a Sábado 10:00-13:30 y 16:00-20:00 horas.

Torre de Don Borja

Es un proyecto cultural muy singular que acoge, en un edificio del siglo XV, una de las colecciones privadas de arte contemporáneo español más importantes del país. Entre sus muros centenarios el visitante encontrará, además, una gran biblioteca especializada en Iberoamérica que, en sí misma, es una declaración de amor al libro. La Torre de Don Borja conserva, además, los antiguos salones que ocupó la Infanta Paz de Borbón (donde se encuentra la biblioteca histórica que ella y sus herederos conformaron) y cuenta con diversos espacios dedicados a las editoriales y los medios de comunicación que impulsaron Jesús Polanco y Pancho Pérez González.

Se puede visitar de forma libre y guiada.

El horario es de Martes a Sábado 10:00-13:30 y 16:30-20:00 horas. Domingos 11:00-13:30.

Casas del Águila y la Parra

Se trata de un conjunto arquitectónico situado en la zona alta de la plaza Mayor de Santillana, formado por dos edificios unidos por un pequeño volumen de dos pisos, construidos entre los siglos XVI y XVII y donde, de manera habitual, la Consejería de cultura, turismo y deporte el Gobierno de Cantabria celebra exposiciones temporales.

La conocida como Casa de la Parra, toma su nombre del árbol que en su día la acompañaba y cuyas ramas recorrían su fachada. La fachada principal cuenta con dos puertas de estilo gótico que se abren a la antigua plaza del Mercado, sobre las que se encuentra una pantalla de madera y ladrillo que oculta la fachada original.

La denominada Casa del Águila, toma su nombre del escudo de los Estrada o Tagle que preside su fachada, cuya planta baja cuenta con dos arcadas de medio punto.

El horario de visitas es de Martes a Domingo 10:00-14:00 y 16:00-18:30 horas.

Museo de Altamira

Réplica de la Neocueva de Altamira en el museo

La cueva de Altamira, uno de los máximos exponentes del arte rupestre paleolítico, se encuentra en el municipio de Santillana del Mar. Los visitantes pueden conocer el arte y la prehistoria de Altamira en el Museo de Altamira, una institución para la conservación, investigación y difusión de la cueva de Altamira y su prehistoria.

Inaugurado en 2001 el Museo de Altamira permite conocer el arte de Altamira visitando la Neocueva, la reproducción tridimensional de la cueva realizada con absoluto rigor científico y la aplicación innovadora de tecnologías de la máxima precisión.

La Neocueva de Altamira es parte de la exposición permanente “Los tiempos de Altamira”, dedicada a las personas que habitaron la cueva de Altamira. Se presentan los modos de vida, la cultura y el arte de los grupos de cazadores recolectores del Paleolítico superior, a través de más de 400 objetos arqueológicos originales expuestos y explicados para conocer cómo fueron pensados, fabricados y utilizados.

Información para visitar el museo de Altamira

  • Se encuentra situado a 2 km del núcleo urbano de Santillana del Mar.
  • Dispone de aparcamiento gratuito vigilado en el interior del recinto para coches y autobuses.
  • El horario de visitas es de Noviembre – Abril de Martes a Sábado 9:30-18:00 Domingos y festivos de 9:30-15:00 horas. Mayo – Octubre de Martes a Sábado 9:30-20:00 Domingos y festivos de 9:30-15:00 horas. Cerrado todos los lunes y los días 1 y 6 de Enero, 1 de Mayo, 28 de Junio y 24, 25 y 31 de Diciembre.
  • El precio de la entrada general es de 3€, GRATIS: Sábados desde las 14:00 horas y Domingos todo el día. 18 de abril, 18 de Mayo, 12 de Octubre y 6 de Diciembre.

Dónde alojarte

Hotel Colegiata

Santillana tiene una enorme oferta hotelera, y además está genial para hacer base ya que desde ella puedes visitar un montón de lugares.

Nosotros elegimos el Hotel Colegiata de 3 estrellas, el cual recomiendo al 100%, es súper bonito tipo rural, con sus jardines, piscina, restaurante, parking y una decoración muy bonita, además el trato fue espectacular. Se encuentra a tan sólo 5 minutos caminando del centro de la villa medieval, y tiene unas vistas panorámicas espectaculares a Santillana y a los Picos de Europa.

Jardines del hotel Colegiata

Dónde comer

Santillana dispone de una enorme variedad de restaurantes y bares para todos los gustos y bolsillos.

Nosotros comimos muy bien en el restaurante La Batea, tienen menú del día sobre 18 euros, la calidad es buena y el trato también.