Lerma forma parte de la asociación de Los Pueblos Más Bonitos de España. Turísticamente, forma junto a las vecinas localidades de Covarrubias y Santo Domingo de Silos, el llamado Triángulo del Arlanza. Cuenta con el único parador de turismo de la provincia, ubicado en el Palacio Ducal de Lerma, considerado uno de los diez mejores paradores de España. Además de destacar por su impresionante casco histórico.

Ubicación

Lerma es un municipio y localidad española de la provincia de Burgos, en la comunidad autónoma de Castilla y León. Está situada sobre un altozano que domina la vega del río Arlanza. Pertenece a la comarca del Arlanza, de la que es la población principal. Dista 39 km de la capital burgalesa.

Cómo llegar

Lerma se encuentra muy bien comunicada, desde Madrid se llega en dos horas por la autovía A-1, desde Burgos llegas en 30 minutos también mediante la A-1.

Historia

La historia y el desarrollo de la villa están irrevocablemente unidos al mecenazgo de Francisco de Sandoval y Rojas, primer duque de Lerma, valido y favorito del rey Felipe III, y por extensión al Ducado de Lerma. La villa fue al Valladolid cortesano (1601-1606) lo que El Escorial a Madrid. Desde la Edad Media, la localidad es paso obligado en la Cañada Real Burgalesa, que une Extremadura y la sierra de la Demanda. Lerma es un conjunto arquitectónico notable del estilo herreriano.

La villa empezó a organizar en 1960 la Feria de Maquinaria Agrícola de Lerma, considerada la muestra agrícola más importante del norte de España. En 1965, el casco histórico de la localidad fue declarado conjunto histórico-artístico.

Alberga la sede del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Arlanza, la Lonja Agropecuaria de Lerma, que marca los precios agropecuarios en la provincia de Burgos.

En 2019 se celebra en la villa la XXIV edición de Las Edades del Hombre llamada «Angeli».

Mapa turístico

Qué ver

Plaza Mayor

También conocida como Gran Plaza, fue considerada modelo urbanístico. Se utilizó como mercado de transacciones, como coso taurino en las llamadas «fiestas del toro enmodorrado» (los toros eran rejoneados por los nobles y sin ser matados eran incitados a entrar en un callejón que conducía directamente al precipicio; así morían despeñados) y como corral de comedias. Es de grandes dimensiones, tiene una superficie de cerca de 7000 m². En la actualidad se cierra con dos alas porticadas, pero en su origen estaba porticada por todos los flancos. En esta plaza se encuentran dos monumentos importantes: Palacio ducal y monasterio de San Blas.

Palacio ducal

Ocupa todo un lateral de la plaza. Sus arquitectos fueron Francisco de Mora y fray Alberto de la Madre de Dios, considerados los mejores de la época. Durante la Guerra Civil Española se utilizó el edificio como cárcel. En la actualidad es un gran parador nacional de turismo. El porqué de las cuatro torres del palacio de Lerma es debido a un embuste del propio duque de Lerma al rey.

Por definición, a los palacios ducales se les otorgaban dos torres, pero el duque preguntó al rey si podía poner dos torres en su palacio, omitiéndole la información de que eran dos torres más las que quería poner. El rey le concedió el permiso, pues este pensó que se refería a las dos torres que podía poner y no a dos torres más, y así fue cómo colocó las cuatro torres en su palacio.

Arco de la cárcel

De las cuatro entradas que tenía la villa, es la única puerta de muralla medieval que se conserva. A través de ella se entra al casco histórico, estando situada en el extremo oeste del municipio, paralela a la carretera de Madrid.

El arco se encuentra flanqueado por dos torreones cilíndricos con saeteras. Aunque edificado en piedra, posee en la parte superior un añadido de ladrillo, fruto de una ampliación realizada en 1610 con el objetivo de convertirlo en cárcel, de ahí su nombre.

En la actualidad, el edificio es la sede de la Denominación de Origen Arlanza.

Colegiata de San Pedro

Diseñada en 1613 por el importante arquitecto fray Alberto de la Madre de Dios, se consagró en 1617 con grandes festejos para la Corte y los nobles, que duraron 13 días. El duque consiguió que esta abadía dependiera directamente de Roma. Tiene tres naves en girola, pero carece de crucero. El retablo es barroco con seis imágenes del escultor Juan de Ávila. Se conserva una valiosa estatua sepulcral arrodillada del Arzobispo Cristóbal de Rojas, en bronce dorado, obra de Juan de Arfe. Hay dos órganos de 1615 y 1616 de los más antiguos de la península en los que se dan conciertos barrocos.

Convento de San Blas

Situado en una plaza anexa a la plaza ducal, llamada de San Blas. Diseñado en 1613 por fray Alberto de la Madre de Dios, comenzó a construirse en 1613 para albergar a las monjas dominicas. Del mismo arquitecto que el Palacio Ducal, hasta el siglo xix estuvo unido a este por un pasadizo volado de tres arcos. Pueden verse aún los arranques de los arcos. Hoy lo habitan Hermanas Dominicas que realizan cerámica.

Convento de Santa Teresa

Situado en la calle de la Audiencia, que sale de la plaza ducal. Desde su construcción en 1617 hasta el siglo XIX estuvo ocupado por frailes carmelitas. Fue diseñado por el arquitecto fray Alberto de la Madre de Dios. Hoy parte del claustro alberga al ayuntamiento y en los bajos está la Oficina de Turismo. Desde la misma Oficina, se puede acceder a una parte del Pasadizo del Duque de Lerma, que originalmente unía el Palacio con la Colegiata.

En la plaza de Santa Clara se encuentran el Convento de la Ascensión y la Colegiata de San Pedro. En el centro de la plaza está enterrado el cura Merino, héroe de la Guerra de la Independencia contra Napoleón Bonaparte. En la misma plaza está el «Mirador de los Arcos» donde se puede admirar una fenomenal panorámica de la vega del río Arlanza.

Plaza de Santa Clara, tumba del cura Merino y mirador de los Arcos

Monasterio de la Ascensión de Nuestro Señor

También llamado convento de Santa Clara, habitado por franciscanas clarisas. Fue el primer convento que se construyó y su fundadora fue doña Mariana de Padilla, nuera del duque de Lerma, en el año 1604. En su iglesia fue bautizada la infanta Margarita Francisca en 1610. La fachada es austera; tiene una puerta con pilastras y blasones de los Padilla, Sandoval y Rojas. La espadaña es barroca con dos huecos y volutas. Lo habitan HH. Clarisas con sus deliciosos dulces.

San Francisco de los Reyes

Uno de los conventos situado a extramuros de la villa. Fue fundado por doña Leonor de Rojas, hermana del duque, de 1606 a 1613. La comunidad recibió espléndidos regalos del duque y del rey Felipe III. Actualmente su estado es de abandono.

Monasterio de la madre de Dios

También conocido como Convento del Carmen, de carmelitas descalzas, situado frente a la puerta de la muralla llamada Puerta de la Cárcel. Lo patrocinó el duque para su consuegra. Lo ocuparon en 1610. La fachada es sobria. Tiene una nave muy amplia con lunetos y cúpula sobre el crucero. El retablo es neoclásico con columnas de orden gigante y capiteles corintios. En el centro hay una pintura de la Anunciación.